Asesoria & Asesores Fiscales

Como ya informamos en este blog, la Dirección General de Tributos (DGT) sostiene que las ganancias obtenidas por el A.S. Mónaco, como consecuencia del fichaje de alguno de sus jugadores por clubes españoles, está sometida a tributación en España de conformidad con lo previsto en la normativa del Impuesto sobre la Renta de No Residentes (IRNR).

Dicho criterio fue evacuado en la consulta vinculante V2164-14, relativa al fichaje de James Rodríguez por el Real Madrid Club de Fútbol.

El hecho más específico de la citada consulta, sin entrar a cuestionar el criterio esgrimido por la Administración, se centra en que el A.S. Mónaco reside en un paraíso fiscal y, por consiguiente, la aplicación de la normativa del IRNR es automática, al no existir convenio para evitar la doble imposición (CDI).

No obstante, cuando existe un CDI vigente (circunstancia habitual en caso de transferencias de futbolistas), dicha aplicación queda supeditada a que el citado CDI otorgue a España potestad para gravar dichas rentas.

Al respecto, el modelo de CDI de la OCDE suele otorgar la potestad de gravar las “ganancias patrimoniales” (salvo las relacionadas directa o indirectamente con inmuebles) a los Estados de residencia del transmitente y, por consiguiente, el criterio de la DGT no supone tributación en España.

Sin embargo, casualmente dos de los países que más futbolistas exportan a España (Brasil y Argentina) sí tienen suscrito un CDI que concede a España la capacidad de gravar dichas ganancias patrimoniales. En consecuencia, en aplicación del criterio de la DGT, los clubes argentinos y brasileños quedan obligados a tributar en el IRNR por las ganancias derivadas de la venta de jugadores a clubes españoles.

Nos consta que la Administración tributaria ha detectado esta cuestión y que numerosos clubes argentinos y brasileños están, actualmente, siendo sometidos a actuaciones de comprobación que alcanzan todos los ejercicios no prescritos a la fecha de comunicación.

De prosperar el criterio de la DGT, los beneficios obtenidos por los clubes se reducirán de forma sustancial y, por dicho motivo, es de prever que en futuras negociaciones se pacten importes “netos de impuestos” que permitan a los clubes transmitentes cubrir el sobrecoste impositivo a satisfacer en España (máxime cuando en los países de origen los clubes estén exentos de tributación por dichas operaciones).

Deberá esperarse que dicha cuestión se eleve a instancias superiores para ver si los tribunales económico-administrativos o la jurisdicción ordinaria confirma el criterio de la DGT o, por el contrario, lo corrige.

Hasta que dicha problemática se resuelva, la incertidumbre seguirá latente y, probablemente, Brasil y Argentina se convertirán en mercados inflacionados para los clubes españoles, los cuales perderán poder adquisitivo frente a sus competidores de las grandes ligas.

Autor: Carles Qunindós